La Prensa

Para la oposición es riesgoso el proyecto para que se vote a los 16 años

El diputado del Frente Peronista Francisco De Narváez consideró que "es una maniobra electoral para ampliar el padrón en una elección compleja para el oficialismo el año próximo". Recordó que "cuando el menemismo planteó la re-reelección, también se hablaba del voto de los adolescentes".

Legisladores de la oposición calificaron como "riesgoso" el proyecto para habilitar la votación electoral a partir de los 16 años y recordaron que cuando el "menemismo planteó la re-reelección", también hubo una iniciativa similar, mientras que desde el kirchnerismo sostuvieron que es "una cuestión digna de ser considerada".

El diputado del Frente para la Victoria Carlos Kunkel sostuvo que la iniciativa, de la cual es uno de los impulsores, persigue "la necesidad de ampliar la participación de los argentinos en la toma de decisiones" y aclaró que la posibilidad de votar a partir de los 16 años "sería voluntario", no obligatorio como para los ciudadanos a partir de los 18 y hasta los 70 años.

Kunkel subrayó que el proyecto se instala para "que los jóvenes se puedan expresarse libremente a través de las urnas".

Por su parte, el diputado del Frente Peronista Francisco De Narváez consideró que "es una maniobra electoral para ampliar el padrón en una elección compleja para el oficialismo el año próximo".

Además, De Narváez recordó que "cuando el menemismo planteó la re-reelección, también se hablaba del voto de los adolescentes".

En tanto, la diputada del GEN Margarita Stolbizer expresó que "lógicamente todo lo que implica una apertura de las participaciones parece siempre positivas o simpáticas, pero el problema es que se vayan constituyendo un elemento riesgoso en el actual contexto y con este gobierno".

El Gobierno nacional dio ayer instrucciones de poner en marcha la iniciativa en el Parlamento tras analizar encuestas sobre los jóvenes en medio de las polémicas por la militancia de La Cámpora en las escuelas y el intento del oficialismo de habilitar a la presidenta Cristina Fernández una re-reelección que actualmente la Constitución Nacional lo impide.