La Prensa
El ex presidente le respondió a Aníbal Fernández y lo acusó de "distorsionar" sus palabras

"El orden no es de derecha ni de izquierda", aseguró Duhalde

"Pretender distorsionar el sentido de mis palabras indica una clara incomprensión, o peor aún, una enorme confusión respecto del sentido que la necesidad del orden tiene en toda sociedad democrática", afirmó.

El ex presidente Eduardo Duhalde replicó hoy las acusaciones del jefe de gabinete, Aníbal Fernández, sobre su reclamo de "orden", y lo acusó de "distorsionar" sus palabras.

"Pretender distorsionar el sentido de mis palabras indica una clara incomprensión, o peor aún, una enorme confusión respecto del sentido que la necesidad del orden tiene en toda sociedad democrática", afirmó el ex mandatario en una carta abierta al funcionario nacional.

"El orden no es de derecha ni de izquierda. El orden no tiene ideología, y se lo explico: la ideología está en el sistema. Por eso, Doctor Fernández, cuando en 1973 Perón regresó a la Argentina, nos enseñó que venía a poner orden dentro del sistema Representativo, Republicano y Federal", continuó.

El ex jefe de Estado replicó las declaraciones que desde el viernes pasado lanzó el ministro coordinador por su reclamo de "orden" que planteó como "necesidad" para la Argentina, tras participar de un seminario en Estados Unidos.

Los cuestionamientos de Aníbal Fernández continuaron hoy, pero se profundizaron con la acusación de que serían "punteros políticos de la provincia de Buenos Aires" los que habrían estado detrás del ataque a efectivos de Prefectura Naval.

Duhalde advirtió que su reclamo de orden "consiste –simplemente- en evitar que, por ausencia del Estado y sus instituciones, la sociedad intente resolver las situaciones de conflicto por mano propia".

"Corresponde al Estado neutralizar, con el uso responsable de la fuerza pública, la acción de grupos o sectores, que montándose sobre necesidades reales de los más humildes intentan lucrar con la anarquía y el desorden", consideró el ex presidente.

"Esta lección la han aprendido países vecinos, como Chile, Brasil o Uruguay, cuyos gobiernos no son precisamente de derecha ni tienen connotaciones autoritarias. Simplemente han decidido vivir dentro del Estado de Derecho, evitando que la lucha de pobres contra pobres termine provocando una secuela lamentable de víctimas inocentes", advirtió en su carta pública.

"Doctor Fernández, la sociedad nos está exigiendo a todos que seamos esclavos de la ley. Porque sin orden ni paz social es imposible crear las condiciones necesarias para abordar seriamente y en profundidad la resolución de los problemas económicos, políticos y sociales pendientes", advirtió.

Finalmente, argumentó que "no es culpando a los demás como se resuelve la injusticia social ni exime de su responsabilidad a los que tienen la obligación indelegable de gestionar los recursos y acciones que garanticen una convivencia civilizada".