La Prensa
Algunas empresas rechazan pagar un canon de 25 pesos por el arribo de cada unidad

Turistas sufren inconvenientes en la terminal de ómnibus de Mar del Plata

Cientos de turistas debieron descender de los colectivos en las calles paralelas a la estación ya que las unidades arriban y parten desde las calles San Juan y 9 de Julio.

Mar del Plata - El rechazo de empresas de ómnibus a pagar un canon de 25 pesos por arribo de cada unidad a la nueva terminal de Mar del Plata generó hoy un nuevo conflicto cuando el concesionario del predio impidió el ingreso de los transportes que no paguen y los turistas debieron finalizar sus viajes en calles aledañas a la estación.

A menos de una semana de la puesta en marcha de la nueva terminal de ómnibus de avenida Luro y San Juan, el concesionario Néstor Otero, decidió por segunda vez impedir el ingreso de los micros de larga distancia a la estación ante la negativa de los empresarios a pagar el canon por "toque" de dársena.

Ese canon era hasta el último domingo de 3,60 pesos en la antigua terminal pero con la inauguración de la nueva estación el canon subió a 25.

En ese marco, cientos de turistas debieron descender de los colectivos en las calles paralelas a la estación ya que las unidades arriban y parten desde las calles San Juan y 9 de Julio.

Allí, varias empresas dejaron desde anoche a los pasajeros mientros los viajeros que dejaban Mar del Plata también debían exhibir sus boletos y ascender a las unidades en la calle.

Así, se generaron serios inconvenientes para los miles de personas que llegaban y partían de la ciudad, dado que debían buscar el ómnibus correspondiente sin un anden que lo indicara y hubo casos de pasajeros que se quejaron por haber perdido el viaje.

Las empresas de ómnibus indicaron que se había adoptado una medida en rechazo a los pagos exigidos. Pero, la concesionaria recordó que había intimado a quienes no abonaban, impidiéndoseles el acceso.

Ante ello, un grupo de empresas de transporte presentó un recurso de amparo en el Juzgado Federal en lo Civil 4, a cargo del juez Eduardo Jiménez, en protesta por el costo del canon que el concesionario ha fijado en 20 pesos más IVA, cuando en la vieja Terminal, abonaban 3,80 pesos. Desde la empresa concesionaria justificaron el monto y aclararon que es un "grupo minúsculo" que se ha mostrado en contra de esta medida.

"Son los mismos que mantienen deudas con la Provincia", remarcó Néstor Otero, titular de la concesión. Los representantes de las compañías El Rápido, Rápido del Sud y El Onda, además de hacer una presentación en la Justicia se reunieron en el municipio con el secretario de Gobierno, Ariel Ciano para manifestar sus quejas.