La Prensa
También el coronel Bernardo Menéndez pero ambos seguirán libres

Condenaron a perpetua al ex general Olivera Róvere

Otros tres ex militares fueron absueltos. El tribunal determinó que el ex subcomandante del Primer Cuerpo de Ejército siga en libertad hasta que el veredicto quede firme. Incidentes menores con militantes de DD.HH.

El general (r) Jorge Olivera Róvere y el coronel (r) Bernardo Menéndez fueron condenados a prisión perpetua por crímenes cometidos durante la última dictadura, mientras que otros tres ex militares recibieron la absolución.

A pesar de la condena, Olivera Róvere -ex subcomandante del Primer Cuerpo de Ejército y ex jefe de la Subzona Capital Federal- y Menéndez -ex jefe del Area V de la subzona Capital Federal- seguirán en libertad, tal como llegaron al juicio, hasta que el veredicto quede firme, según resolvieron los jueces del Tribunal Oral Federal (TOF) 5, Daniel Obligado, Guillermo Gordo y Ricardo Farías.

Los dos ex jerarcas del Ejército fueron hallados culpables de privación ilegítima de la libertad agravada y homicidio calificado. Los beneficiados con las absoluciones fueron el general de brigada (r) Teófilo Saá y los coroneles (r) Felipe Alespeiti y Humberto Lobaiza, ex jefes del Regimiento de Infantería 1 "Patricios" y del Area II de la Subzona Capital Federal entre 1975 y 1979, para quienes el fiscal federal Félix Crous y las querellas habían pedido 25 años de encierro.

Los familiares de las víctimas e integrantes de organismos de derechos humanos reprobaron e insultaron a los jueces por las absoluciones. "Cómplices" e "hijos de p..." les gritaron tras la lectura del veredicto a los magistrados, que dejaban la sala de audiencias rápidamente.

El tribunal condenó a Olivera Róvere, de 82 años, por la mayoría de los 116 secuestros que se le imputaron (fue absuelto por algunos de ellos) y por los cuatro homicidios que se juzgaron: los de los legisladores uruguayos refugiados en la Argentina Zelmar Michelini y Héctor Gutiérrez Ruiz y los también orientales Rosario Barredo y William Whitelaw.

Olivera Róvere y Menéndez fueron hallados culpables de privación ilegítima de la libertad doblemente agravada por ser funcionario público y cometida con violencia o amenaza, y por homicidio calificado por alevosía.

Los jueces rechazaron los pedidos de cárcel común que efectuaron las querellas y dispusieron que el modo y lugar de detención para los condenados se resolverá cuando el veredicto quede firme.

Además, el tribunal rechazó los pedidos de nulidad del juicio y de prescripción de los delitos que habían pedido las defensas de Olivera Róvere y de otros acusados. Los fundamentos del fallo serán leídos el próximo 10 de diciembre.