La Prensa
Es la hermana mayor del presidente electo y es funcionaria pública en Santa Cruz desde 1983

Alicia Kirchner se hará cargo de la cartera del área social

Es licenciada en Servicio Social y doctora en Trabajo Social. Fue subsecretaria y ministra de Acción Social de la provincia y asesora del Senado de la Nación.

Santa Cruz - Alicia Kirchner, hermana del presidente electo, encabezará el Ministerio de Desarrollo Social, al que llegará tras ocupar carteras del área tanto en la gobernación de Santa Cruz como, anteriormente, en la intendencia de Río Gallegos. La hermana mayor del mandatario, de 55 años, es licenciada en Servicio Social y doctora en Trabajo Social e inició su carrera en la administración pública en 1983, con el regreso de la democracia. Desde entonces casi siempre ocupó cargos en los que la nombró su hermano. Kirchner ocupó su primer cargo público como subsecretaria de Acción Social de la provincia, a partir de 1983, nombrada por el entonces gobernador santacruceño, el justicialista Arturo Puriccelli. Ya junto a su hermano, pasó a ocupar un cargo similar en la Municipalidad de la capital provincial, entre 1987 y 1990, el que dejó para pasar a la administración provincial. Si bien acompañó al actual presidente electo en su primera etapa como gobernador, entre 1991 y 1995, como ministra de Acción Social, luego dejó el puesto para ir como asesora de la Comisión de Educación y Familia del Senado de la Nación, entre el 96 y el 97. Desde entonces ocupa la cartera de Acción Social de la provincia, un área que en Santa Cruz abarca la asistencia a los sectores carecientes y también el control del sistema de salud, que incluye hospitales y sistemas de asistencia sanitaria. Desde el lunes, la hermana del presidente reemplazará a Nélida Doga al frente de la cartera de Desarrollo Social, un organismo que maneja millones de pesos de los planes de asistencia a los sectores más pobres de la población. Alicia Kirchner está casada y tiene dos hijas. EN SALUD: GINES GONZALEZ GARCIA El médico cirujano Ginés González García fue ratificado al frente del Ministerio de Salud para la gestión de Néstor Kirchner, sustentado en su buen desempeño en la cartera sanitaria con proyectos como el de los medicamentos genéricos y el plan Remediar, puesto en funcionamiento meses atrás, que lleva medicación a los más necesitados. La permanencia de González García en Salud como el de Roberto Lavagna en Economía, eran las únicas seguridades que se tenían sobre la integración del gabinete de Kirchner, que de esta forma ratifica la confianza en este sanitarista. Nacido en San Nicolás, González García es casado, tiene dos hijas y se recibió a los 21 años de médico cirujano en la Universidad Nacional de Córdoba. Después se diplomó en Salud Pública en la UBA y más tarde logró un master en la Universidad Nacional de Lomas de Zamora (UNLZ). Consultor nacional e internacional y miembro de varios organismos, funcionario en Salud Pública hasta el golpe de Estado de 1976, González García -amante del tango, especialmente de Adriana Varela, y lector empedernido, sobre todo de poesía- llegó al cargo de ministro de Salud bonaerense durante la gobernación de Antonio Cafiero. Varias de sus decisiones en esa función, como el impulso a la todavía vigente Ley de Medicamentos Genéricos y de Descentralización Hospitalaria le granjearon una buena reputación, que ratificó al implementar estas políticas a nivel nacional. El ahora ratificado ministro de la Nación es autor de cerca de 400 artículos científicos y varios libros -entre ellos "Más salud por el mismo dinero" y "Remedios políticos para los medicamentos"- y es el creador de la Fundación Isalud, una ONG dedicada al estudio e investigación en salud y medio ambiente. DOCENCIA González García -afiliado al PJ desde 1972- es docente universitario de Políticas de Salud y Sistemas de Salud Comparados y rector de Isalud, donde se capacitaron más de 700 profesionales en los últimos tres años. La ley de medicamentos para que se prescriba al remedio por nombre del principio activo (mal llamado genérico) con el fin de que haya más competencia, es considerado como su mayor conquista. Chocó con fuertes lobbies empresarios del sector, pero consiguió imponer su proyecto e inclusive otras provincias siguieron los pasos de