La Prensa
El Congreso designará a Valentín Paniagua, como sucesor de Fujimori

Eligen al nuevo presidente peruano

El Parlamento se enfrascó en una dura discusión sobre el ex jefe de Estado. Renunciaron los dos vicepresidentes para permitir el nombramiento del político de la oposición.

Lima - El Congreso de Perú aceptó ayer la renuncia del vicepresidente primero, Francisco Tudela, y allanó así el camino para que el titular del Parlamento, Valentín Paniagua, sea el sucesor de Alberto Fujimori en la presidencia. La dimisión de Tudela, presentada hace tres semanas y reiterada ayer, fue aprobada por 106 votos a favor, 1 en contra y 3 abstenciones, tras lo cual se abrió un crucial debate para designar a la persona que conducirá un gobierno interino hasta las próximas elecciones previstas para el 8 de abril próximo. Cuando Tudela ratificó la renuncia, ofreció además su voto para que Paniagua sea el nuevo jefe de Estado, en sustitución de Fujimori, quien dimitió el domingo pasado desde Japón, en una carta presentada al Parlamento. Ante el pleno del Congreso, Tudela aseguró que no tiene "fiebre presidencial" y adelantó que no será candidato en las elecciones. El ex vicepresidente -que renunció en disconformidad con el retorno de Panamá del ex asesor de inteligencia Vladimiro Montesinos y por la actitud del gobierno de condicionar las elecciones a una amnistía militar-, aseguró que no existen motivos para dar marcha atrás en su dimisión. El segundo vicepresidente, Ricardo Márquez, dolido e indignado por la forma como Fujimori abandonó el gobierno, también presentó su renuncia indeclinable, aunque aclaró que permanecería encargado de la presidencia hasta que asuma el nuevo jefe de Estado. La declinación de Márquez dejó como único candidato a la sucesión a Paniagua. En efecto, de acuerdo con la Constitución del Perú, ante la ausencia del presidente y de sus dos vicepresidentes, el gobierno lo asume el titular del Congreso de la República. GUERRA VERBAL Anoche, en medio de una fuerte sesión en el Parlamento para tratar la renuncia de Fujimori, los legisladores se enfrascaron en una guerra verbal con discursos a favor o en contra del presidente dimisionario. Un grupo de diputados opositores inició el debate presentando una iniciativa para que el Congreso, en lugar de tratar la renuncia, determinara la "vacancia de la presidencia" por "incapacidad moral" de Fujimori para seguir gobernando, mientras que los oficialistas defendieron su gobierno de 10 años. "Enviar la renuncia desde un hotel de Tokio es una humillación para la patria", declaró el legislador Juan Velit, del opositor partido Perú Posible, para reafirmar la tesis de una destitución de Fujimori. "Fujimori no va a quedar en la historia porque envió una carta desde Tokio, sino por su lucha contra el terrorismo, la construcción de carreteras y el combate a la hiperinflación", respondió Carmen Lozada, del oficialista partido Perú 2000. La sesión, con maratónicos discursos, la abrió el mismo Valentín Paniagua, que fue elegido presidente del Congreso hace cinco días, cuando el oficialismo perdió el control del cuerpo legislativo. La pérdida de su poder en el Congreso llevó a Fujimori a presentar la dimisión, según adujo el mandatario en su carta de renuncia al cargo, enviada el lunes desde Japón, donde se encuentra actualmente. El ex candidato presidencial y principal opositor, Alejandro Toledo, retornó ayer al país desde España y, tras respaldar a Paniagua, pidió a los ciudadanos que mantengan la serenidad ante la difícil situación del país.