sábado, 26 de julio de 2014 I Buenos Aires, Argentina
Enviar comentario Recomendar Imprimir Ampliar tamaño Reducir tamaño
Opinión
Mirador político
La violencia delictiva
10.08.2010 |

   Para la sociedad y para los políticos nativos hay problemas insolubles, piedras con las que tropiezan una y otra vez. Dos de ellos -inseguridad y corrupción- reaparecieron en los últimos días como consecuencia de la muerte de un recién nacido tras una salidera bancaria y de nuevas "coimas" en el Senado.

Ambas cuestiones, junto con la falta de trabajo y la inflación, forman parte de los "top five" de las preocupaciones sociales desde hace cerca de dos décadas sin que se acierte con una solución, ni con -al menos- un principio de acuerdo sobre sus causas y posibles remedios.

Cada vez que la violencia delictiva se abate con especial sadismo sobre una persona indefensa lo que acostumbran los medios, los políticos y la sociedad es buscar un "culpable", una cabeza de turco, para transferirle la responsabilidad, la bronca y el temor del que cree que puede ser la próxima víctima. En el último episodio el chivo expiatorio fue Daniel Scioli, porque la salidera se produjo en la provincia de Buenos Aires, pero podría haber sido cualquier otro dirigente de cualquier otra jurisdicción.

El problema de la violencia delictiva se ha vuelto kafkiano, pero después de tan larga y sangrienta experiencia hay por lo menos algunas cosas claras. La primera es que no está vinculada directamente con la pobreza.

Los delincuentes perdieron todo freno, mientras la economía "crece a tasas chinas", según el Gobierno, lo que lleva a la inquietante pregunta de qué ocurriría en caso de recesión. ¿Habría una guerra civil? Por otra parte, si la causa de la violencia es la desigualdad, cabe señalar que el presente gobierno se ufana continuamente de "redistribuir la riqueza" y llevó el gasto público a un récord histórico con ese pretexto.

Otra cosa clara es que la violencia delictiva tampoco está ligada a la dureza de la legislación penal. El código respectivo ha sido remendado innumerables veces con el penoso resultado a la vista. Puede sospecharse, en cambio, de una constelación de circunstancias que la alimentan: a) fuerzas policiales que delinquen más de lo tolerable por cualquier sistema de seguridad, b) delincuentes violentos liberados alegremente que reinciden, c) jueces que los liberan y siguen alegremente en sus cargos y d) un sistema penitenciario sospechoso. En suma, impunidad garantizada desde el poder.

Se podrá alegar que todos estos factores están bajo el control de los políticos. También que, a la luz del actual escándalo del Senado, el material del que están hechos los políticos no parece muy confiable. Pero en su defensa cabe argumentar que los políticos no hacen otro cosa que lo que la sociedad les permite. No hay regímenes de fuerza ni dictadores desde hace casi tres décadas, lapso en el cual la inseguridad se agravó ferozmente. Conclusión: la sociedad se queja, pero no se revela con su voto contra la violencia que la amenaza.

Es más fácil echarle la culpa al gobernante de turno, mientras se abjura de la "represión" y de la "criminalización" de la pobreza en nombre de la "corrección política", algo que también saben los dirigentes y por lo que se cuidan muy bien de reprimir violentamente a los delincuentes violentos. En suma, un círculo infernal del que no se podrá salir hasta que cada uno asuma su responsabilidad y actúe en consecuencia.
 

Enviar comentario Recomendar Imprimir Ampliar tamaño Reducir tamaño
 4 Comentarios de lectores

4 | CLAUDIO MADAIRES
17.08.2010
17:40 hs.
PROHIBIR Y FUSILAR
Contra la inseguridad, leyes que prohiban el uso de armas de fuego de cualquier clase a civiles. Quienes sean atrapados cometiendo delitos con armas de fuego, fusilados. No veo otra manera de solucionar esta situación de violencia bestial que padecemos desde hace décadas. Cuando empiecen a rodar las cabezas de unas pocas docenas de criminales, el resto irá (o volverá) a Colombia, a EE.UU o a México a continuar viviendo como prefieren vivir.

3 | CLAUDIO MADAIRES
17.08.2010
17:39 hs.
PROHIBIR Y FUSILAR
Contra la inseguridad, leyes que prohiban el uso de armas de fuego de cualquier clase a civiles. Quienes sean atrapados cometiendo delitos con armas de fuego, fusilados. No veo otra manera de solucionar esta situación de violencia bestial que padecemos desde hace décadas. Cuando empiecen a rodar las cabezas de unas pocas docenas de criminales, el resto irá (o volverá) a Colombia, a EE.UU o a México a continuar viviendo como prefieren vivir.

2 | Uno De La Bonerense
14.08.2010
20:14 hs.
Carceles? para que?

El proveer de un sistema de carceles mas amplio para albergar a mas criminales incorregibles no es la respuesta a esta violencia gratuita.

La respuesta esta en la pena capital para los bandidos violentos, sujetos armados con armas pesadas en la calle; los reincidentes; los violadores, los abusadores de menore ... incluso menores armados con armamento de calibre variado.

Hablar de mas carceles es ironico, cuando todo el pais es una carcel no declarada para la gente decente y honesta que no puede viajar en paz a su trabajo.

Estamos en un estado de sitio no declarado por el gobierno, ni la sociedad pero por los criminales que viajan por las calles impunemente.

Si un criminal mata a un agente del orden, le dan seis años - si lo pescan - y sale en tres, si un policia mata a un criminal (de cualquier laya y edad) le dan perpetua, esto es ridiculo!

Es obligacion de la sociedad el tener conciencia y saber cuanto le cuesta al estado (es decir a su propio bolsillo) mantener a estas lacras sociales en la carcel cada años por cada individuo .... miles de dolares! que se podrian usar en otras instituciones mas rentables y/o necesitadas : hospitales, escuelas, asilos de ancianos ect.

Estas alimañas sociales solo entienden el lenguage del plomo y eso es lo unico que los va a detener, a como se hace en la China, : un balazo en la nuca y "se termina el perro y la rabia ".

Mas carceles? para que? si ya estamos presos de nuestras propias leyes, de nuestros miedos cada dia que se va a trabajar; de lo ridiculo que suena eso de 'derechos humanos' para los que no respetan el derecho de los demas; de lo mediocre que nos sentimos cuando pedimos mas seguridad pero somos tan pero tan cobardes que no nos animamos a pedir la solucion a este problema : LA PENA CAPITAL!

1 | Alberto
10.08.2010
23:35 hs.
Horacio
De los comentarios del Jefe de Policía ante el entierro de un oficial subordinado, se puede interpretar y creo que legitimamente, que no se dice la verdad con respecto a los que tienen que estar cumpliendo condenas. NO HAY CARCELES SUFICIENTES, los políticos que tenemos podrían estudiar la concesión de carceles a entes particulares, que cobrarían por reclusos que dignamente ejercerían algún trabajo para pagarse su comida y estadía, aunque nunca repondrían las catástrofes que fueron artífices, pero las leyes que puso Dios, son infalibles y les llegará el castigo a que se verán sometidos más adelante.
SEÑORES LA MUERTE NO EXISTE, SE PASA A OTRA DIMENSION Y SE SIGUE EVOLUCIONANDO - DEBE PARTIRSE QUE CADA SER HUMANO NOS GUSTE O NO ES UNA CHISPA DIVINA, CON ESPIRITU INMORTAL- QUE REENCARNA A REALIZAR LOS DEBERES QUE SE AUTO ASIGNA O LE ASIGNAN.
NO SE OLVIDEN DE LOS JUICIOS POR CORRUPCION HABIDOS CON LAS CARCELES CONSTRUIDAS EN DECADAS PASADAS

Ranking de notas
 Por sección Todas las secciones Comentadas Recomendadas