La Prensa
TECNOLOGÍA

Francia enfrenta a las tecnológicas

Aprobó un impuesto del 3% sobre los ingresos de las principales compañías del sector.

París (AP, EFE y ANSA) _ Francia aprobó un innovador impuesto a las empresas tecnológicas gigantes como Google, Amazon y Facebook, pese a las amenazas de Estados Unidos de aplicar como represalia nuevos aranceles sobre las importaciones procedentes del país galo.

El impuesto representa un gravamen del 3% sobre los ingresos en Francia de las compañías digitales con ventas mundiales por más de 750 millones de euros (844 millones de dólares) al año e ingresos en el país europeo por encima de los 25 millones de euros. Afecta principalmente a aquellas empresas que utilizan datos de los consumidores para vender publicidad en Internet.

"Estamos viendo el surgimiento de gigantes económicos con atributos monopólicos, que no sólo quieren controlar una cantidad máxima de información y ganar dinero con esos datos, sino que también quieren ir más allá, ante la ausencia de reglas, evadiendo impuestos o usando instrumentos que podrían, el día de mañana, convertirse en una moneda soberana", comentó el ministro de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire.

Las autoridades galas calculan que el impuesto recaudará unos 500 millones de euros (563 millones de dólares) al año, y pronostican un crecimiento acelerado.

­

AMENAZA DE TRUMP­

La votación final en el Senado de Francia llegó horas después de que el gobierno del presidente estadounidense Donald Trump anunciara el sondeo de su propio impuesto según la misma premisa utilizada el año pasado con el régimen chino.

"La estructura del nuevo impuesto propuesto así como las declaraciones hechas por funcionarios sugieren que Francia esté dirigiendo injustamente el impuesto a ciertas compañías tecnológicas con sede en Estados Unidos", señaló la Oficina del Representante Comercial norteamericano, que será la encargada de encabezar la investigación.

"El presidente -abundó en un comunicado el titular de esa dependencia, Robert Lighthizer- ha ordenado que investiguemos los efectos de este proyecto y determinemos si es discriminatorio o irrazonable y si grava o restringe el comercio de los Estados Unidos".

La respuesta francesa no se hizo esperar. "Entre aliados podemos y debemos resolver nuestras diferencias sin emplear amenazas -comentó el ministro Le Maire-. Francia es una nación soberana. Tomará sus propias decisiones soberanas sobre medidas fiscales".

Mientras tanto, también el Reino Unido ha anunciado un proyecto para gravar a los gigantes de Internet. 

La iniciativa, que fue presentada ayer en el Parlamento por el viceministro del Tesoro, Jesse Norman, contempla afectar a servicios digitales específicos, como motores de búsqueda, redes sociales o comercio electrónico.