La Prensa

Emotivo desfile patrio

El presidente Mauricio Macri encabezó, en el barrio de Palermo, el desfile militar para conmemorar el 203° aniversario de la Declaración de la Independencia Nacional. El paso de tanques, caballos, aviones y helicópteros fueron los más esperados por los miles de personas que se instalaron sobre la Avenida del Libertador, entre Salguero y Dorrego. El momento mas emocionante fue la presencia de los veteranos de la Guerra de Malvinas.­

En el barrio de Palermo, el presidente Mauricio Macri -acompañado por la primera dama, Juliana Awada, su gabinete de ministros, Marcos Peña, y por el senador peronista Miguel Pichetto- encabezó el desfile militar para conmemorar el 203° aniversario de la Declaración de la Independencia Nacional.­

Como se estila en este tipo de exhibiciones oficiales, desde el palco, el jefe del Estado autorizó el inicio del desfile. La pregunta la realizó el general de brigada José Antonio Saumell Robert, comandante de la Guarnición Militar Buenos Aires. "Estamos todos ansiosos general, adelante, comencemos", respondió el Presidente.­

El desfile se llevó adelante en la Avenida Del Libertador, entre Salguero y Dorrego, y según se informó oficialmente, incluyó la participación de cerca de 4.000 efectivos, además de un pasaje aéreo de 16 aeronaves y el despliegue de vehículos blindados y tanques.­

También participaron las bandas de música de cada una de las Fuerzas Armadas, de la Policía Federal Argentina, de la Gendarmería y de la Prefectura Naval, entre otras, junto a veteranos de la Guerra de Malvinas y representantes de delegaciones extranjeras.­

­

LOS MAS ESPERADOS­

El paso de tanques, caballos, aviones y helicópteros fueron los más esperados por los chicos que junto a sus familias se instalaron en Avenida del Libertador para presenciar el desfile. Alan, en brazos de su madre, no salía de su asombro al ver la formación de los comandos de la compañía 601 del Ejército Argentino.­

Los efectivos llevaban traje de combate, boina negra, enmascaramiento y camuflaje, que a la ingenua mirada de un niño podían parecer un maquillaje verde y negro en el rostro y un montón de pasto falso adherido a la ropa.­

Romina, su madre, comentó que su marido es gendarme, pero que hoy no participó del desfile porque se encuentra en el puerto de Mar del Plata.­

Alan, Romina y otros cientos de personas permanecieron parados en uno de los dos bulevares de Libertador, a pocos metros del Monumento de los Españoles.­

Del otro lado de la avenida y detrás de las vallas blancas, un grupo había llegado bien temprano para conseguir un lugar privilegiado para disfrutar del desfile y una mujer se quejó ante un agente de tránsito que intentaba organizar al público. "Nos dicen que van a pasar por acá, no pasaron y los chicos se quedaron esperando y no vieron nada", se lamentó.­

Cuando aviones y helicópteros surcaron el cielo, grandes y chicos agitaron sus banderas argentinas con la esperanza de ser vistos por los pilotos. Sobre el cielo de la Avenida del Libertador volaron varios modelos de aviones pertenecientes a las Fuerza Aérea y que cumplen funciones de combate, entrenamiento o logística como el Pampa III, el Texan o el Hércules.­

Luego, llegó el turno de los vehículos de combate: "De un tiro, ese tanque te saca de la faz de la tierra", dijo Ignacio, de 12 años, a su hermano menor, al ver uno de los modelos del Tanque Argentino Mediano (TAM) de la Armada, que con sus dos toneladas y media de peso hizo vibrar el asfalto de la avenida mientras avanzaba.­

La Prefectura, por su parte, exhibió varias de sus embarcaciones, pero lo que más llamó la atención fueron los tanques blancos de buceo profundo que utilizan los buzos tácticos.­

­

UN FINAL MUY EMOTIVO­

Pero, sin duda, el momento más emotivo del desfile fue el paso de los ex combatientes de Malvinas, a quienes el público aplaudió sin cesar durante casi una hora.­

"¡Vivan los héroes de Malvinas!, ¡Viva la Patria!", eran algunas de las frases que el público dirigía a los veteranos de guerra, quienes dejaban ver sus en sus rostros la emoción que les provocaba recibir enormes muestras de cariño.­

Detrás de los últimos veteranos se abrieron paso los Granaderos, quienes montaban caballos blancos, tordillos y alazanes seguidos por la artillería montada y otras formaciones.­

"Es una celebración de nuestra independencia", dijo al público un ex combatiente de Malvinas mientras desfilaba, y agregó: "También estamos acá por nuestros héroes, que siguen vivos en nosotros".­

En total, más de 4.000 efectivos integrantes de las Fuerzas Armadas y de Seguridad desfilaron ayer por la Avenida del Libertador, y miles de personas asistieron a la celebración en una jornada fresca pero ya sin el frío polar que cubrió la Ciudad de Buenos Aires la semana pasada.­

­

­

­

­