La Prensa

Llegó a la Argentina el robot que trata la calvicie

Constituye un revolucionario adelanto tecnológico mundial que selecciona las unidades foliculares ideales y realiza las extracciones en base a algoritmos inteligentes que determinan el ángulo, orientación, dirección y profundidad más adecuados.

Fue presentado en la Argentina el primer robot para la realización de microtrasplantes capilares. El equipamiento, denominado Artas Robot, constituye un antes y un después en la tecnología disponible para la realización de este tipo de procedimientos y brinda múltiples beneficios a la hora de la intervención, como por ejemplo selección computarizada de las unidades foliculares (cabellos) a extraer, y determinación mediante un software con algoritmos inteligentes del mejor ángulo, orientación, dirección, profundidad y espacio entre folículos para la extracción, lo que le permite actuar con mayor precisión y rapidez.

El robot cuenta con una consola de mando, un brazo interactivo con seis movimientos articulados que logran grados de movilidad superiores a los de la propia muñeca humana, y un cabezal con instrumentos que incluye un sistema de visión tridimensional de alta resolución, el cual junto a un software de guía de imágenes logra detectar cada cabello y su anulación en el cuero cabelludo del paciente.

Durante la etapa diagnóstica el robot posee un sistema de simulación de resultados, denominado Hair Studio, para lo cual utiliza fotos del paciente en cinco posiciones diferentes, creando una imagen en 3D, que posibilita visualizar los distintos sectores de la cabeza y analizar diferentes resultados posibles, incorporando variables como cantidad de unidades foliculares que se decida trasplantar, y pudiendo determinar qué sectores de la cabeza se desean poblar.

El programa prevé también la incorporación de datos como sexo, edad y tipo de rostro de la persona, y detalles del cabello como color, grosor, textura y forma (si es ondulado o lacio), entre otros. De esta manera, el paciente puede observar de antemano en la computadora cómo se verá aproximadamente unas semanas después de la intervención y decidir en conjunto con su médico el nivel y las características del procedimiento.

Otra de las ventajas del robot es que realiza cada una de las en promedio 2 mil a 3 mil incisiones que requiere una jornada de trasplante capilar en forma absolutamente automatizada, sin el margen de error humano producido por el cansancio del especialista abocado a la técnica.

“Si tenemos en cuenta que cada unidad folicular posee entre 1 y 4 cabellos (2,3 en promedio), y que el robot puede realizar en una misma jornada de entre 6 y 8 horas un total de hasta 3 mil extracciones, podemos afirmar que mediante esta tecnología se logra trasplantar por cada sesión unos 7 mil cabellos, y todo con una gran precisión y alto nivel de eficacia”, manifestó el doctor Néstor Spagnuolo, médico especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora y uno de los profesionales familiarizados en el uso de esta técnica.

“Junto con el Robot Da Vinci, que se utiliza para las operaciones de próstata, el Artas es el segundo equipamiento totalmente robotizado disponible en la Argentina”, completó el doctor Arturo González Marlia, médico especialista en Medicina Estética y director médico de Medical Hair.

La intervención es ambulatoria e indolora. Requiere sólo anestesia local y consta de un equipo integrado por un médico capacitado en el uso del robot y 4 asistentes encargados de analizar cada folículo que se extrae y depurarlo para su inmediata implantación. Al final del procedimiento el paciente se retira a su casa y sólo se le pide un ‘reposo relativo’, que significa vida normal sin actividad física al menos durante las primeras 24 a 48 horas. Luego, ya retoma sus quehaceres habituales y a los 10 días puede realizar deportes sin problemas. En los casos en que se necesite una segunda intervención, ésta puede realizarse entre 6 y 9 meses después de la primera, mientras que con las otras técnicas manuales el tiempo requerido entre sesión y sesión es de por lo menos un año.

Pero no todo queda en manos de la tecnología: durante el procedimiento, el robot realiza las extracciones de las unidades foliculares y selecciona y practica las incisiones para la implantación, pero debe ser el médico el que manualmente formalice la incorporación del cabello en el sitio seleccionado.

Las causas de la caída del cabello, que afecta a entre el 50 y el 70 por ciento de los varones en algún momento de sus vidas, son disímiles y variadas. Si bien la más común es la hereditaria, que representa el 95% de los casos, existen otras razones, como la toma de alguna medicación, el estrés, problemas de tiroides, infecciones cutáneas o alteraciones hormonales.